12 factores que hacen fracasar la migración al cloud

12 factores que hacen fracasar la migración al cloud

La resistencia al cambio, la falta de visión, tecnología legacy, restricciones financieras… Hay muchas razones por las que fracasan los planes de migración. Os explicamos 12 retos clave a los que se enfrentan los cloud adopters y cómo superarlos.

1. Personas

Las personas representan el principal obstáculo al cambio en cualquier proyecto, incluidas las migraciones al cloud.

Los empleados son, por naturaleza, reticentes al cambio. Procesos operativos, especialmente los que llevan mucho tiempo operando, se atrincheran y a las personas les resulta difícil escapar del estancamiento.

"No puedes construir una organización adaptable sin personas adaptables – y los individuos solo cambian cuando tienen que hacerlo o cuando quieren hacerlo" – Gary Hamel, cofundador de la consultora Stratego y cocreador del concepto de "competencias core"

A la hora de lidiar con nuevas tecnologías, en particular con el cloud, probablemente os encontréis con carencias dentro de vuestro equipo que dificulten manejar el nuevo paradigma del cloud (en este artículo que publicamos en MuyComputerPro hablábamos sobre cómo hacer frente a la falta de competencias cloud).

2. Cultura

Una falta de visión desde el liderazgo senior limitará seriamente el alcance y éxito de cualquier proyecto de transformación.

La resistencia al cambio a menuda empieza desde arriba y fomentarlo o tolerarlo crea una cultura incompatible con la transformación cloud. Si la cultura corporativa es reticente al cambio, esto debe ser corregido antes de empezar la migración.

3. Tecnología legacy

Una tecnología anticuada puede mantener el negocio en marcha, pero representa un grave inhibidor del cambio.

La tecnología legacy consume presupuesto y recursos que deberían ser invertidos en proyectos estratégicos. De igual manera, arquitecturas inflexibles no pueden escalar para satisfacer las necesidades cambiantes del negocio, de manera que éste termina pagando por redundancia sin usar para lidiar con picos de demanda. Y aun disponiendo de presupuesto adicional, los problemas de interoperabilidad que conlleva la tecnología legacy reduce el alcance de nuevos despliegues.

"Ocho de cada diez dólares que las empresas invierten en TI es "capital improductivo", usado para "mantener las luces encendidas"" – Gartner

4. Finanzas

La adopción de la nube no trata de ahorros de costes a gran escala. De hecho, vuestro enfoque financiero debe cambiar. Si no, vuestro proyecto de migración probablemente fracase.

El modelo de pago por uso del cloud cambia el gasto TI de inversión de capital a costes operativos. No obstante, el paso un modelo de PaaS IT debe ser cuidadosamente monitorizado y controlado para prevenir sobrecostes. Es más, es probable que las aplicaciones tengan que ser rediseñadas para poder aprovechar al máximo las ventajas que ofrece el PaaS, de modo que el negocio no consuma recursos facturables innecesariamente.

5. Falta de conocimiento sobre la infraestructura existente

Muchas empresas no conocen por completo su infraestructura existente, lo que representa un problema significativo a la hora de planificar la migración a la nube.

Muchas organizaciones carecen de un inventario detallado de activos para su data center y rack layout, y operan una BDGC muy pobre. De manera similar, no pueden supervisar con facilidad los contratos de mantenimiento de hardware y software, a menudo situados en un limbo entre TI y Finanzas, en el que ninguna de las partes se quiere responsabilizar.

El no poder supervisar con facilidad los contratos de mantenimiento de hardware y software también dificulta entender qué estás pagando. Como siempre, la respuesta es diseñar sistemas que rompen estos silos, ofreciendo a los equipos la supervisión que necesitan para planificar y gestionar mejor las operaciones – tanto on-site como en la nube.

Sin revisar la infraestructura existente, las organizaciones no pueden empezar el proceso de migración – ni valorar el progreso una vez empezado.

6. Sin información en tiempo real

Los silos de datos impiden a muchas empresas evaluar con exactitud su rendimiento, lo que convierte el planificar los siguientes pasos un ejercicio de conjeturas en lugar de una toma de decisiones basada en hechos.

En muchos casos, la información en tiempo real simplemente no está disponible o está incompleta. Esta falta de supervisión hace de la toma de decisiones estratégicas algo casi imposible, en la era de la informática disruptiva y la transformación digital. Incrementar la visibilidad en tiempo real deberá ser una prioridad a medida que se desarrolla la transición a la nube.

7. Entender cómo se usa

Conocer los activos TI es una cosa, entender cómo son usados es otra. Las empresas que fracasan a la hora de migrar a la nube carecen de varios conocimientos clave.

De la misma manera que la organización no conoce su infraestructura existente, muchas no entienden del todo cómo está siendo usada. Esto significa que no son capaces de alinear servicios e infraestructura, mapear las dependencias de servicio o construir aplicaciones y hojas de ruta de servicios para planificar cómo los sistemas basados en la nube afectarán (o mejorarán) el uso de los sistemas.

8. Falta de políticas de protección de datos y planes de recuperación sin testear

A pesar de las gigantescas mejoras en tecnologías de protección de datos, muchas empresas siguen sin protegerse.

Muchas empresas consideran los planes de disaster recovery como un seguro, por lo que nunca son testeados ni actualizados. Esto responde a una mezcla de miedo al cambio e incapacidad de revertir lo que hacen cuando algo va mal, y puede llevar a migraciones demoradas, reducidas o incluso a pérdidas de datos.

Testear los planes y provisiones de DR es esencial para establecer confianza, tanto en DR como en la habilidad para hacer roll back en caso de necesitarlo.

9. Un conocimiento limitado de los datos

En muchos casos, se tiene un conocimiento de los datos en un contexto primario, como el CRM de Ventas y Marketing.

Esta limitada visión sobre los datos pone de manifiesto la carencia de conocimiento acerca de los datos desestructurados y su potencial. Fracasar a la hora de corregir este enfoque limita el alcance de los proyectos cloud, lleva a la pérdida de oportunidades y, fundamentalmente, socava el diseño de sistemas, lo que a su vez incrementa el coste de rediseño de la arquitectura de las aplicaciones.

10. Un conocimiento limitado del impacto del gobierno de datos, compliance y regulaciones

La legislación, como el RGPD, junto a las regulaciones sectoriales, afecta cómo los datos son usados y almacenados en la nube. No tener en cuenta estos factores puede llevar los proyectos cloud al fracaso.

Las normas relativas al almacenaje y seguridad de los datos son complejas y fáciles de romper. A la hora de migrar a la nube, hay que tener en cuenta el almacenaje de los datos en sistemas cumplidores con el RGPD, dentro de los límites nacionales pertinentes. La información de ser debidamente securizada, con dispositivos de seguridad a punto y solo compartidos con partners autorizados. No se debe olvidar que el RGPD da a los usuarios completo control sobre sus datos, por lo que los sistemas deben permitir ese control.

Con multas de hasta 20 millones de euros o del 4% de los ingresos anuales, las violaciones de datos no son una opción, sino un riesgo que puede obstaculizar gravemente cualquier proyecto de migración a la nube.

11. Falta de alineación entre activos TI y registros financieros

TI mantiene los sistemas operativos, Finanzas paga las facturas… pero ninguno de ellos sabe exactamente qué se está pagando. Como ejemplo, es muy habitual. ¿Está la empresa pagando continuamente licencias o contratos que ya no son necesarios?

Sin un conocimiento profundo en finanzas, las empresas no pueden construir un Coste Total de Propiedad (CTP). Han de ser capaces de responder preguntas como "si no renovamos, ¿qué pasa?" o "¿A qué recursos está asociado ese pago?".

12.Falta de conocimiento sobre futuras cargas de mantenimiento

A la hora de considerar la migración a la nube, muchos análisis de coste-beneficio fracasan al calcular el futuro coste de mantener y soportar activos existentes on-site.

El precio de la contratación de mantenimiento los fabricantes pueden incrementar un 20% cada año, o más. Y son factores como este los fácilmente obviados en los análisis de costes. Para hacerlos con éxito, las empresas deben considerar los proyectos de migración a la nube en base a los costes de no cambiar a infraestructura alojada.

Conclusiones

La peor parte de cualquier migración a la nube es la planificación y preparación que tiene lugar antes de empezarla. Pero se ve recompensado por el trabajo de redescubrimiento del estado actual de vuestra infraestructura y cómo las aplicaciones y servicios son utilizados, lo que puede tener un impacto a largo plazo:

Beneficios financieros

Los beneficios financieros de migrar a la nube incluyen:

  • Transición a un modelo de gasto OpEx.
  • Pagar solo por lo que se usa.
  • Escalabilidad TI al instante.

Infraestructura de cloud híbrida definida por software ágil para alcanzar objetivos estratégicos

El incremento de flexibilidad de la infraestructura cloud ayuda con:

  • Una escalabilidad total para lidiar con demandas fluctuantes.
  • Simplificación de la adopción de nuevas tecnologías a través de SaaS y instalación on-site mínimas.

Reducción de costes de operación

Los data centers multi-site incrementan la disponibilidad de sus sistemas sin cargas adicionales para el equipo TI in-house:

  • Los servicios incluyen defensas nivel Enterprise para la seguridad de los datos, ayudando a proteger los activos de información sin costes adicionales.
  • Más opciones de provisiones de DR reducen el tiempo de inactividad durante incidencias.
  • Las obligaciones de gobierno de datos y cumplimiento, como el RGPD, se cumplen mediante una elección de ubicación de datos y provisiones de seguridad mejoradas.

También te puede interesar:

Contacta con nosotros

Habla con nuestro equipo

Para peticiones comerciales, ponte en contacto con nosotros en el 902 884 633. Te atenderemos de lunes a viernes, de 9.00 a 18.00 horas.

Si eres cliente de Claranet y buscas soporte técnico, contacta con nuestro Centro de Soporte de Soluciones en el 902 884 622.