Tendencias que marcaran el sector cloud en 2018

En los últimos años hemos visto grandes cambios en el mercado de la nube, sin duda protagonizados por los grandes players del sector y sus innovaciones para ganar las llamadas cloud wars. Ahora, toca hacer revisión de cómo ha ido y determinar qué esperan las empresas del sector para satisfacer sus necesidades. Veremos, en las siguientes líneas, cuáles son las tendencias que pisan fuerte este año 2018 para la nube.

La necesidad de ofrecer una infraestructura capaz de optimizar constantemente los recursos -por ejemplo, definiendo cuándo la nube es un modelo adecuado y cuándo no- marcará sin duda el sector data center a lo largo del próximo año. Otra tendencia que veremos reforzada tiene que ver con la infraestructura programable: los negocios cada vez más demandan una infraestructura flexible, que responda a necesidades puntuales o cambios en función de cambios en el propio negocio.

Todas las tendencias en el sector convergen, al final, en un cambio de paradigma en lo que se refiere a TI, que obtendrá un rol más involucrado en el asegurar una experiencia de cliente óptima para los servicios ofrecidos por las empresas. La aplicación de IoT, Big Data, Inteligencia Artificial o Machine Learning tendrá cada vez mayores implicaciones en el sector, puesto que los negocios se apoyarán en ellos para explotar el valor de sus datos y, en definitiva, ofrecer mejores servicios a sus clientes. Esto marcará también el mercado, puesto que los clientes de la cloud cada vez más demandarán este tipo de servicios, por lo que dará lugar a alianzas tecnológicas para poder ofrecerlos.

En el mundo de la cloud, 3 grandes players de la cloud pública (Google, Azure y AWS) están moviendo el mercado de las aplicaciones hacia la nube. Aun con estrategias distintas de aproximación al mercado, comparten un mismo objetivo -obtener la mayor porción de un sector en crecimiento- y un común denominador -una infraestructura global y mucho dinero para invertir en tecnología, clientes, partners y servicios. Esto les permite desarrollar un portfolio de servicios cada vez más amplio, con las tecnologías comentadas anteriormente (IoT, Big Data, Inteligencia Artificial, Machine Learning), desarrollando servicios sencillos con una tecnología de base muy compleja y orientados a ofrecer cada vez más capas integradas en el propio servicio, que facilitan el uso y la integración de aplicaciones -por ejemplo, Azure Functions o funciones Lambda, que permite ejecutar parte de código sin necesidad de pensar en los servidores y componentes de middleware.

Si bien en los últimos años el mercado de la cloud pública ha experimentado (y seguirá haciéndolo) un gran crecimiento, los entornos híbridos empiezan a tomar mucha relevancia. Los usuarios ya poseen experiencia sobre para qué funciona bien y para qué no este modelo y la realidad de las empresas -las aplicaciones que utilizan y la criticidad de los datos, sumado a restricciones legales o simplemente "culturales" en cuanto a la gestión de los datos críticos de las empresas- describe una situación en la que solo la cloud híbrida permite aunar estas dos realidades. Esto lo vemos reflejado en el hecho de que los grandes actores de la cloud pública están trabajando en sus productos de cloud privada (Microsoft con Azure Stack, AWS con VMare, Google Cloud Platform con VMware y Nutanix). La principales ventajas de una cloud híbrida es que convergen lo mejor de los 2 mundos, permitiendo a las empresas diseñar estrategias de TI en cuanto a la gestión de aplicaciones y datos críticos; aprovechar todo el potencial de las grandes infraestructuras de cloud pública -como infraestructura global, innovación constante en servicios, pago por uso-; y las ventajas de la infraestructura privada -gestión de aplicaciones legacy, políticas de gestión de datos, etc.

Ahora bien, la gran tendencia que ya está marcando el sector es la containerización de aplicaciones (y Kubernetes se erige como la tecnología dominante), un método de virtualización de aplicaciones que permite desplegarlas sin atarse a ninguna infraestructura. Y en un contexto multiplataforma en el que los entornos híbridos empiezan a adquirir importancia, el factor independencia será clave para los negocios que busquen agilidad a la hora de desarrollar sus productos de valor.

Por otra parte, los clientes, conscientes del papel de la nube en la transformación digital de sus negocios, demandarán unos servicios orientados a sus necesidades concretas, personalizados, por lo que la tendencia a nivel de negocio será el de ofrecer servicios especializados, dirigidos a sectores específicos. Por lo que veremos como la cartera de servicios se especializa en verticales.

El gran reto del sector, no obstante, será la ciberseguridad, garantizar entornos capaces de afrontar ataques (que serán más frecuentes) y securizar la información de los clientes. El mercado de la ciberdelincuencia es cada vez mayor y nos encontramos ante delincuencia profesionalizada, es decir, empresas cuyo negocio se basa en los ataques cibernéticos.

Descargar Claranet Research Report 2018

Contacta con nosotros

Habla con nuestro equipo

Para peticiones comerciales, ponte en contacto con nosotros en el 902 884 633. Te atenderemos de lunes a viernes, de 9.00 a 18.00 horas.

Si eres cliente de Claranet y buscas soporte técnico, contacta con nuestro Centro de Soporte de Soluciones en el 902 884 622.